Esmeriladora EM200

Ref.: 1001998

Esmeriladora HELFER dobleIncluye 2 muelas abrasivas k36p/k80n diámetro 175mm 
Envío GRATIS*
Entrega en 24H / 48H*
Lijadora de banda LB75

Ref.: 1000509

Envío GRATIS*
Entrega en 24H / 48H*
Lijadora de banda LB150

Ref.: 1000510

Envío GRATIS*
Entrega en 24H / 48H*
Esmeriladora ET200

Ref.: 1000517

Esmeriladora HELFER dobleNueva versión mejorada y más robustaIncluye 2 muelas abrasivas k36p/k80n diámetro 200mm
Envío GRATIS*
Entrega en 24H / 48H*
Pulidora PM200

Ref.: 1000511

Envío GRATIS*
Entrega en 24H / 48H*
Pulidora PT200

Ref.: 1000512

Envío GRATIS*
Entrega en 24H / 48H*
Pulidora PT250

Ref.: 1000513

Envío GRATIS*
Entrega en 24H / 48H*
Esmeriladora ET250

Ref.: 1000518

Esmeriladora HELFER dobleIncluye 2 muelas abrasivas k36p/k80n diámetro 250mm
Envío GRATIS*
Entrega en 24H / 48H*
* Envío GRATIS en pedidos superiores a 50 € y entrega en menos de 48h, para España peninsular

Esmeriladoras, lijadoras y pulidoras

En las industrias y talleres, es más que necesario el uso de una serie de herramientas en el acabado de partes o piezas, diseñadas con una finalidad estructural, mecánica o estética. Las esmeriladoras, lijadoras y pulidoras son un grupo de dispositivos de mecanizado por abrasión que, gracias a su versatilidad, pueden ser empleados en un sinfín de tareas y sobre una gran variedad de materiales, para brindarles el aspecto finalmente deseado.

Aunque estos instrumentos reúnen ciertas similitudes, razón por la cual a menudo son confundidos entre sí, hay diferencias importantes a resaltar entre cada uno de ellos, principalmente en relación a las técnicas aplicadas, velocidades de ejecución y requerimientos de usos.

La principal ventaja de estos equipos es su portabilidad, fácil manejo y el aporte de resultados precisos y profesionales, además de tener la posibilidad de tratar distintas superficies como el metal, la madera, el plástico, la cerámica y hasta el hormigón, entre otras. La utilización de cada una de estas herramientas, o de sus funcionalidades, siempre dependerá de las necesidades del usuario con respecto a las características de las piezas, y resultados que espera obtener.

¿Qué es una esmeriladora?

La esmeriladora, también conocida como esmeril, es quizás una de las herramientas más utilizadas en el acabado de piezas. Esto se debe a que reúne dos de las funciones más habituales en el tratamiento de materiales, como lo son el desbastado y el corte de piezas, además de desarrollar tareas complementarias, como el afilado y el rectificado. Las esmeriladoras pueden agruparse, de forma general, en dos categorías:

  • Esmeriladoras rectas: son empleadas principalmente en talleres e industrias y poseen características más automatizadas. Puede dividirse en tres tipos: la esmeriladora de banco, que generalmente incorpora discos a ambos extremos y se ubica como sobremesa; la esmeriladora de pedestal, con dimensiones mayores y erguida sobre una base de fundición para ejecutar trabajos pesados; y la esmeriladora de banda, que añade una cinta o franja abrasiva para el desarrollo de otras tareas.
  • Esmeriladora angular: su uso es habitual en el bricolaje en el hogar, aunque también puede emplearse en la industria. Es una herramienta portátil de fácil manejo y que a diferencia del tipo anterior incorpora una sola muela de acción para el proceso de mecanizado. Se distingue con el nombre de amoladora y su división se determina según el radial: hay tanto amoladoras de gran radial, como miniamoladoras, empleadas de acuerdo a la precisión del trabajo requerido.

Una esmeriladora está compuesta por cuatro partes básicas: el motor eléctrico, el eje, las muelas de esmeril y los protectores. Debido a su funcionalidad o propósito, las esmeriladoras hacen girar sus muelas a velocidades que oscilan entre las 6.000 y 13.200 revoluciones por minuto (rpm), sus empuñaduras son laterales y los discos empleados pueden ser de 4-1/2?, 7? o hasta 9?.

¿Qué es una lijadora?

Las lijadoras son herramientas eléctricas empleadas habitualmente en la carpintería y ebanistería, así como también en actividades de bricolaje. Como su nombre indica, su principal función es el lijado de las superficies. Aunque principalmente se emplea sobre la madera, también puede usarse sobre metal, plástico, yeso o pladur, entre otros, para otorgarle mejores acabados.

Aunque destaca el uso de las unidades portátiles, las lijadoras también pueden ser estacionarias. Su clasificación está determinada por los mecanismos desarrollados para la ejecución del lijado y pueden ser de banda, orbitales o de contacto.

  • Lijadoras de banda: se emplean tanto en pequeños talleres y hogares como en importantes fábricas, dada la variedad de tamaños. Este tipo de lijadoras ejecuta un motor que hace girar dos tubos o tambores recubiertos por una banda continua de papel o tela de lija. Se pueden presentar tanto en versiones portátiles como estacionarias.
  • Lijadoras orbitales: son utilizadas habitualmente en el bricolaje y en talleres pequeños. Su funcionamiento consta de la ejecución de un movimiento elíptico de un disco lijador, directamente sobre la superficie del material, con la finalidad de alcanzar un acabado muchísimo más pulcro y sin marcas en el mismo. Debido a sus características, se presenta únicamente como un dispositivo portátil.
  • Lijadoras de contacto: son maquinarias desarrolladas para su implementación en procesos industriales. Su operatividad es automatizada y su funcionalidad es principalmente el calibrado de distintos tipos maderas de grandes longitudes, con una generación de resultados precisos a gran escala. Este atributo las convierte en unidades exclusivamente estacionarias.

El elemento esencial de todo tipo de lijadora y del cual dependen, en gran medida, los resultados finales del proceso de mecanizado, es el papel o tela de lija, el cual puede ser elaborado de variadas aleaciones de materiales, así como de distinto grosor y rugosidad. Las velocidades y modos de empleo estarán determinadas por el tipo de herramienta en concreto, con la principal ventaja de que cada una de ellas puede poseer un sistema propio para la recolección de residuos.

¿Qué es una pulidora?

Las pulidoras son herramientas que, debido a su forma, tienden a confundirse con las esmeriladoras, más específicamente con las esmeriladoras angulares o amoladoras. Su función exclusiva es el pulido, lo que se traduce en el acabado final, operación que se ejecuta perpendicularmente a lo largo de toda la superficie.

Las pulidoras se emplean, principalmente, en la corrección de defectos o daños de pintura en las carrocerías para otorgarles un aspecto brillante. Esta característica hace que los movimientos ejecutados sobre el material mecanizado sean determinantes, razón por la cual definen la clasificación de este tipo de instrumentos:

  • Pulidoras circulares: también llamadas pulidoras rotatorias, son el tipo de dispositivo más usado. El movimiento del disco es desarrollado sobre su propio eje, lo que permite un proceso de mecanizado más uniforme sobre imperfecciones, pero que requiere, a su vez, de un manejo mucho más profesional. La velocidad del movimiento se mide en revoluciones por minuto.
  • Pulidoras orbitales: también conocidas como pulidoras de doble acción, desarrollan un movimiento elíptico sobre el material, lo que genera un tratamiento menos agresivo sobre la superficie, y permite a su vez un manejo sencillo en manos de operarios con poca experiencia. La velocidad de sus movimientos se mide en oscilaciones por minuto.

Uno de los elementos diferenciadores de esta herramienta es el bonete o almohadilla de pulido que, de acuerdo al tipo de pulidora, o conforme a las necesidades del usuario, puede ser elaborado de espuma o de lana. Asimismo, estos equipos suelen traer consigo un mecanismo para la regulación de potencias y velocidades, para minimizar daños.

Empleamos cookies propias y de terceros para mejorar tanto la experiencia de navegación de nuestros usuarios como nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies en cuanto a su instalación y uso.